lunes, 15 de febrero de 2010

Sistemas de información de Producción

Un sistema de producción le otorga a un empresario o fabricante una estructura que facilita la descripción y ejecución de un proceso productivo; es decir, es la automatización de la producción en sí misma.

Si repasamos la historia de la humanidad, seguramente recordaremos cuando un mismo obrero debía confeccionar un único bien mediante la ayuda de sus herramientas, por ejemplo, el armado de un clavo era un procedimiento más que tedioso: el trabajador debía por un lado diseñar la cabeza y por el otro la parte restante. Con la automatización de los sistemas de producción ya no sólo no se necesita intervención de la mano humana sino que se divide el trabajo en sectores: una máquina es la que se encargará de realizar la cabeza del clavo, y otra será la que realice su parte inferior, ambas son luego soldadas para que el bien quede terminado.

Un sistema de producción también implica facilidades para la definición de reglas, mecanismos para acceder a una o más bases de conocimientos y datos; especificar una estrategia de control de cómo cada regla debe ser procesada y así resolver conflictos que puedan presentarse. Si deseamos saber cuándo comenzaron a manifestarse los sistemas de producción seguramente debemos hacer hincapié en la Revolución Industrial, aquí surge el carbón como fuente de energía para alimentar las máquinas de vapor; esta revolución surge con el fin de conseguir una producción más rápida y abundante.

La misma trajo consigo una mecanización que pretendía eliminar la mano de obra del hombre por una máquina que realizara la misma función; el objetivo se logró y los resultados se tradujeron en ganancias debido a que se producía más en menor tiempo y a un costo inferior. Desde que el sistema de producción se hizo presente, siempre se buscó mejorarlo, incluso hasta hoy; para ello es que se trabaja en grandes inventos; los primeros que permitieron la mejora de dicho sistema fueron: el dínamo, el motor de explosión, el cinematógrafo y el teléfono.

Un sistema de producción tiene como objetivo primordial conseguir en la fábrica o industria una mayor productividad, la misma se define como la relación entre la cantidad de bienes y servicios producidos y la cantidad de recursos utilizados. En la fabricación, este concepto sirve para evaluar el rendimiento de los talleres, los equipos de trabajo, las máquinas y los empleados; para los empresarios “productividad” es sinónimo de “rendimiento” y simplifican la definición diciendo que un buen sistema de producción, utilizando una cantidad de recursos debe obtener el máximo de productos en el menor tiempo posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada